Más de 800 especies marinas viven bajo las aguas de Los Cabos y se esconden entre las imponentes rocas de la zona, llenando de color y movimiento al mar. Quienes practican buceo y busquen una experiencia emocionante, tendrán material de sobra.

Los sitios más recurridos para bucear o sumergirse con esnórquel son el Arco de piedra, Santa María, el Chileno (ubicado en el corredor turístico) y otros lugares del Mar de Cortés, poblado por marlines azules y negros, pargos, meros, mahíes dorados, pez vela, pez gallo, atún y rayas gigantes. Además de los peces, los mamíferos se hacen presentes con leones marinos, ballenas y delfines en las temporadas correctas.

Los mejores lugares para zambullirse se encuentran cerca de Cabo San Lucas, y puede llegarse a ellos en bote, entre los más populares están la Piedra Pelícano y el dedo de Neptuno, y para buzos con más práctica, Las Cuevas, La punta y las cascadas de arena.

Aunque todo el año se puede bucear, la temperatura del agua es más adecuada de junio a diciembre, con una mínima promedio de 26°C (79°F), contra los 18 (64°F) que se sienten durante el invierno.

La visibilidad del Mar de Cortés asombra a principiantes y expertos, y su belleza se acentúa con especies marinas y las caprichosas formas de los arrecifes de coral que descansan bajo las aguas de la zona protegida.