En lo que será el primer campo nudista en territorio veracruzano, en pleno corazón de la reserva de la biosfera de Los Tuxtlas, abrió sus puertas Selva Desnuda, donde los visitantes, previo pago, podrán disfrutar de la naturaleza de la selva veracruzana como si estuvieran en el paraíso, como Adán y Eva, como Dios los trajo al mundo.

El lugar, que ha servido de escenario para películas hollywodenses como El curandero de la selva con Sean Connery y Apocalypto de Mel Gibson, dará la bienvenida al turismo nudista de México y el mundo en la comunidad de Los Órganos, a siete kilómetros de las playas de Costa de Oro en la región tuxtleca.

El pedazo de paraíso cuenta con arroyos, senderos, selva, fauna, cabañas y lugar para acampar y es propiedad del empresario Miguel Vicente Mojica, para quien el nudismo al estilo Spencer Tunick es algo natural.

Selva Desnuda, explicó, es un lugar privado lejos de miradas indiscretas y cuenta con accesos controlados y privacidad absoluta para todos aquellos que quieran practicar el nudismo, como una forma más de sentirse libres y parte de la naturaleza.

Vicente Mojica expresó que el nudismo no es algo nuevo y muchos mexicanos están dispuestos a pasearse como Dios los trajo al mundo, “sólo que más creciditos”.

“Yo les ofrezco un espacio para que lo hagan sin otro afán más que el de sentirse cómodos”, insistió. Milenio