El presidente Felipe Calderón encabezó el fraguado del último punto para unir el Puente Baluarte, al tiempo que recibió en sus manos el reconocimiento del récord Guinness como el puente atirantado más alto del mundo.

Por su altura podría caber en su parte media, debajo del puente, la Torre Eiffel.

Acompañado de los gobernadores de Sinaloa y de Durango, Mario López Valdés y Jorge Herrera, el mandatario aseguró que es un símbolo y un emblema de la prosperidad que se quiere para el país.

El Puente Baluarte, que costará 2 mil 180 millones de pesos, presenta un avance físico del 85.6% y se estima que esté concluido a finales del mes de enero del 2012.

El puente forma parte de todo un proyecto carretero que une a los dos extremos y que costará en total casi 20 mil millones de pesos.

La obra del Baluarte Bicentenario es el puente atirantado más alto del mundo, con un tendido de 152 tirantes de acero, que permitirá superar (a través de la autopista) el desafío y la adversidad que implicaba cruzar la intrincada Sierra Madre Occidental.

Es una autopista de altas especificaciones, que forma parte del eje carretero Mazatlán-Matamoros, y reducirá el tiempo de recorrido entre las dos ciudades en aproximadamente seis horas.

Eso permitirá mejorar la calidad de vida de las familias de la región e impulsar el desarrollo comercial y turístico de la zona, al fomentar el uso y desarrollo portuario de Mazatlán y promover el turismo en la costa de Sinaloa.

La longitud total del puente es de mil 124 metros, con un claro central de 520 metros y cuatro carriles suspendidos a una altura de 403 metros, y el monto de inversión total, según información oficial, es de dos mil 035 millones de pesos, cantidad equivalente al presupuesto anual de todo el estado de Durango.

Con información de Notimex