Estamos inaugurando la sección de Reseñas en la que pondremos crónicas de viajes dentro de México  sacados de blogs tanto nacionales como extranjeros.

Iniciamos con un viaje a Veracruz de una chica que vive en el Distrito Federal y que le gusta bucear:

la semana pasada pedí 3 días en el trabajo para irme a Veracruz a bucear con mi hermana. la neta iba nerviosa porque hacía año y medio que no buceaba y así qué experiencia tengo, pus no. así que en el avión saqué mi manual y me puse a estudiar y en lo que preparábamos el equipo le pregunté algunas cosas a mi hermana y pues ya, a esperar que lo bien aprendido ahí se queda.

la gran diferencia entre ir por tu cuenta a con tu instructor es que él te está checando, te hace preparar el equipo, revisarlo todo como en examen y te va cuidando. y si pagas el servicio, los lancheros-guías te preparan todo, checan doble todo y tú nomás supervisas.

Veracruz

como había amenaza de mal tiempo, no llegamos hasta donde quería el guía, pero estuvo bien padre (la blanquilla) y ví muchos peces de colores, peces flauta, mi hermana me enseñó a distinguir piedras (esos peces que parecen coral, pero si pones atención les ves las aletitas y los ojos) y el guía nos enseñó una tortuga enorme y para los 15 minutos bajo el agua ya era yo más que sirenita.

subimos y previo dramamine, ya tuve estómago para comerme un volován de algo marino (no pregunté qué porque me descompongo) y saciar el hambre que da no hacer nada más que absorber aire a 15 metros de profundidad. esperamos buen tiempo en superficie y nos movimos al segundo punto de inmersión.

en este punto (que no supe cómo se llamó) el agua estaba más revuelta, pero aún así ya distinguí yo una piedra, ví más peces de muchos colores y más grandes, pero como el agua estaba helada y llegó un momento en que ya no veíamos mucho, el guía nos hizo la seña de subir.

ya en tierra por fin compré mi calcomanía de banderita roja con diagonal blanca que ntx insistía en que tuviera y nos fuimos al hotel a bañar y comeeeeer (qué hambre da, de veras!). eso sí el frío no se me fue ni con el agua hirviendo en la regadera.

el martes no pude bucear porque hubo mal clima y no dejan salir embarcaciones chicas, pero me fui de turista por el puerto (cheque usted próximamente la segunda parte con la narración de este día). por recomendación de mi hermana y ya que había pasado todo un día en tierra, llamé para reservar una inmersión para el miércoles temprano, ya que volaba a la ciudad de méxico por la noche.

el asunto es que a cierta profundidad el nitrógeno del aire empieza a ser maligno y se queda en la sangre y si uno no lo desecha (nomás estando sobre el nivel del mar y tomando agua) se pueden formar burbujas. la complicación viene si uno se sube a un avión (a shushumil pies de altura) porque entonces digamos que la burbuja se infla o la sangre se coagula y pasan cosas feas. pero mientras uno deje pasar unas 12 horas, ya no hay riesgo.

total me fui a bucear y como íbamos con dos estudiantes, el guía (y dueño del bisne en veracruz) escogió unos lugares bien chidos para las paradas. primero fuimos a ‘la vírgen’ donde yo debía bucear a no más de 30 pies y no más de 30 minutos. pero qué 30 minutos y qué lugar!!! se podía ver el agua arriba, pero taaantos peces y tantos colores y tanta vida que ni ganas de bajar más, aunque sí ganas de quedarme más tiempo. creo que fue el más bonito de los 3.

las siguientes paradas nomás pude snorkelear, nadar, asolearme un poco (ganar calor, más bien), comer volovanes, claro y despedirme del mar.

ya en tierra a comer, tomar mucha mucha agua y preparar mis cosas para volver a la ciudad. nomás logré 10 horas y media en tierra así que sí me frikée tantito, pero pus no se hicieron burbujas ni coágulos, así que todo salió (casi) bien. sólo muchas horas de espera en el aeropuerto que hicieron que mi plan de encontrarme con ntx antes de su vuelo no funcionara, ni modo…

pero eso sí, ya que descansé, sigo con la sonrisota por haber estado allá abajo. la sensación de flotar en medio, ver azul (o verde) sin fin hacia donde sea, es increíble. me da esta necesidad de irme siguiendo el azul (como en azul profundo) con ganas de que algun cardumen me adopte y quedarme ahí para siempre. lástima que no se pueda… así que sólo me queda aceptar mi lugar en la tierra (literalmente) y bajar de visita de vez en cuando, ojalá más seguido.

Via: Tres dias en Veracruz (1)
tres días en veracruz (1.5)
tres días en veracruz (2)