Salir el fin de semana para olvidarte de la rutina y de lo complicado de la ciudad es algo que siempre se agradece, hacerlo a un lugar tranquilo, donde puedas descansar de verdad se agradece el doble.

Un pueblito muy pintoresco que se encuentra a hora y media del DF (la nueva carretera es la opción), en donde tu vista principal será bosque o el lago es perfecto para el fin de semana. En Valle puedes descansar, hacer mucho ejercicio: correr, bici, tenis, nadar, velar, kayak, jugar golf, caminar, aventarte del parapete, andar en moto, esquiar en agua, darte un buen masaje o comer muy bien. Pareciera que al ser un pueblito tiene pocas actividades, pero es todo lo contrario, puedes hacer tanto o tan poco como estés de ánimo.

Muchas veces cuando estamos de viaje en algún país diferente caminamos por algún pueblito y nos decimos, mira está increíble!!! Deberíamos tener lugares así es México… Pues la verdad es que Valle de Bravo no le pide nada a ningún pueblito de cuento de ninguna parte del mundo, el contraste del típico pueblito de casas con techos de teja roja, paredes mitad roja y mitad blanca, calles empedradas, lago y mucho, mucho bosque, hacen de Valle un lugar increíble para pasar el fin de semana.

Lugares donde quedarse no hay muchos, el pueblo es pequeño. El Club de Golf Avandaro es una muy buena opción; El Santuario, también es un club de golf con un muy buen spa, algo más céntrico son las Cabañas Revi o el Hotel Refugio del Salto, aunque mi favorito de todos los tiempos es Rodavento, este lugar no te lo puedes perder, aunque sea para ir a desayunar o echar un trago, a mi gusto refleja todo lo que es Valle, son cabañas muy acogedoras en medio del bosque, con una vista espectacular, además de que ahí puedes hacer prácticamente todos los deportes extremos que quieras.

En cuanto a la comida Valle ha evolucionado mucho, la oferta que existe hoy en día es muy aceptable y empieza a volverse destacada. Como en todos los pueblitos los tacos y las quesadillas son básicos, en particular te recomiendo las quesadillas de los arcos que están en el zócalo o los tacos de barbacoa que se ponen en el mercado municipal. Si quieres algo menos callejero Los Churros de Valle siempre son muy cumplidores o en Avandaro puedes encontrar Piola, sus especialidad son las pizzas. Para los más exigentes el Dipao es ahorita el lugar de moda, hay en el pueblo y en Avandaro, muy buena comida, también te recomiendo el Da´Ciro que está en el centro y es un clásico, otra opción es Le Bodecuá que tiene una vista que vale la pena disfrutarla con una copa de vino.

Dos de las actividades que a mi parecer distinguen a Valle son el golf y los parapetes. Para ser un pueblito Valle tiene muchos campos de golf, los más conocidos son Avandaro y Rancho Avandaro, pero también El Santuario tiene su campo y hay otro que se llama Izar, una opción más barata es Rancho Viejo que está a 30 minutos de Valle. Volar en parapete es algo que debes hacer cuando vas a Valle, no sólo porque es una actividad propia del lugar, sino porque la sensación y la vista que tienes desde el aire son inigualables, consulta www.todovalle.com.mx para opciones de vuelo, hay muchas compañías que lo ofrecen, lo recomendable es apartar con tiempo.

Obvio también hay varias opciones para las compras y la chachareada. Valle ha ido encontrando su estilo propio, hoy hay muchas galerías de arte y tiendas de muebles de diseño, tanto en el pueblo como en Avandaro, puedes encontrar muchas opciones para comprar cosas muy padres. Aunque sí lo que quieres es algo más típico en el pueblo puedes ir al mercadito de las artesanías.

Definitivamente Valle es uno de mis lugares favoritos para descansar el fin de semana y desconectarme de lo complejo que se ha vuelto el DF, además ahora con la nueva carretera está mucho más cerca.

Escrito por @AESUPD